Brecha de género en materia de educación y empleo: Papel que juegan las competencias básicas en la resolución de este problema

Con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, App4Skills ha decidido elaborar este artículo sobre la brecha de género que todavía persiste en gran parte de los países Europeos en materia de educación y empleo. Son numerosos los informes de la OCDE que alertan de que a pesar de los avances que se han producido en los últimos años, las desigualdades persisten. Y es que la propia OCDE advierte de que la mujeres tienen menos probabilidad que los hombres de alcanzar puestos en ciencias y tecnología. Además en lineas generales ganan menos que los hombres que tienen el mismo nivel educativo.

Este panorama que en los últimos tiempos ha sido denunciado públicamente en distintos sectores de nuestra sociedad, ha adquirido especial relevancia tras la denuncia del sector cinematográfico, el movimiento #MeToo y la plataforma ‘Time’s Up’. Estas plataformas han estado recorriendo las principales ceremonias cinematográficas tanto nacionales como internacionales para dar apoyo no solo a las víctimas de abusos sino para exigir los mismos salarios y las mismas condiciones laborales que los hombres que trabajan en la industria del espectáculo. Y el debate rápidamente se ha trasladado a las calles de nuestros países. Pero, ¿Qué papel juegan las competencias básicas en estas brechas de género que se están denunciado en distintos sectores productivos?

Lo cierto es que la formación desempeña un papel importante en la búsqueda de la igualdad de oportunidades y de trato entre mujeres y hombres en el mundo del trabajo. Sin embargo, las mujeres a menudo carecen de acceso a la educación y la formación técnica y profesional. Muchas de ellas también carecen de competencias básicas, tales como la alfabetización y habilidades aritméticas, lo cual les ayudaría a participar de manera más significativa en el ámbito laboral.

Pues bien, en este sentido debemos estar atentos a los datos arrojados por la Evaluación Internacional de las Competencias de Adultos (PIAAC), organismo que desarrolla y lleva a cabo la evaluación de competencias de adultos, midiendo las destrezas clave del procesamiento de la información – la comprensión lectora, matemática y de resolución de problemas en ambientes digitales-y recopila información y datos sobre cómo los adultos usan sus competencias en el hogar, en el trabajo y en la comunidad en general.

En dicha evaluación, llevada a cabo en varios países, las diferencias entre hombres y mujeres que se observan en cuanto a comprensión lectora, no son muy significativas en general. Sin embargo hay que destacar que en países como Corea, Países Bajos , Alemania o España, la diferencia es mucho más importante. Siendo las puntuaciones obtenidas por las mujeres bastante inferiores a las de los hombres.

Si ahondamos más en casos concretos como España, descubrimos que el 28,9% de las mujeres se sitúa en los niveles más bajos de la escala de comprensión lectora y tan solo un 3,6% en los niveles más altos, dentro de la comparativa de países en general.

En cuanto a capacidades matemáticas, el informe revela que las diferencias que obtienen en las puntuaciones, hombres y mujeres, son muchísimo mayores. Llegando a casi 11 puntos de diferencia de media en la UE.

La comparación de las puntuaciones medias obtenidas por los hombres y mujeres en competencias digitales también ponen de manifiesto importantes diferencias. En concreto la proporción de hombres que optaron por realizar las pruebas con ordenador fue bastante superior al de mujeres. En este sentido destacan algunos países como Japón, e Italia que tuvieron 11 puntos y 8 respectivamente de diferencia, entre hombres y mujeres. Alemania y la Republica Checa se situaron en 6 puntos de diferencia, mientras que España obtuvo 5 puntos de diferencia.

Lo cierto es que a pesar de que los resultados que obtienen hombres y mujeres en el programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de Adultos (PIAAC), es revelador, desconocemos hasta que punto es determinante en la participación de las mujeres en el mercado de trabajo, y en las diferencias salariales. En cualquier caso parece oportuno prestar especial atención a esos datos y asegurarnos de que las mujeres puedan alcanzar las mismas puntuaciones en competencias básicas para mejorar su calidad de vida en general.

La OCDE reconoce en su informe que “la reducción de la brecha de género en los logros educativos ha representado un paso importante en la reducción de las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a destrezas. No obstante todavía queda mucho camino por recorrer”.

Comments are closed.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: